Vacaciones, momento clave para apreciar nuestro patrimonio

A tres semanas de finalizar el verano y en las puertas de un nuevo ciclo educativo y laboral en el país, muchos ciudadanos hicieron uso de lo que se conoce como tiempo de ocio, eso significa simplemente un periodo en el cual se realiza actividades que no tienen que ver con la formalidad educativa y laboral. Estas actividades tienen como propósito desestresar y focalizar la mente en otras cosas que no sean las obligaciones. Tomar conciencia de uno mismo y del entorno.

Estos tiempos de ocio se convierten en los mejores momentos para reforzar la creatividad y apreciación estética y, de esta manera, favorecer el desarrollo integral de las personas. Espacio que permitirá establecer relaciones humanas positivas y crear vínculos con su ambiente familiar, social y cultural.

El turismo cultural juega un papel muy importante en este tiempo de ocio para dar a conocer, preservar y disfrutar del patrimonio cultural y turístico de nuestro país.  En éste se interrelacionan varios elementos que son difíciles de equilibrar, como patrimonio, turismo y desarrollo cultural, debido a que el turismo se ha preciado, históricamente, como una actividad preponderantemente económica, y de la cual muchos miembros de nuestro país se ven excluidos por el costo que involucra, no permitiéndoles conocer su propio patrimonio mundialmente reconocido.

El patrimonio es una capital cultural no renovable que no puede considerarse como una utilidad clásica del consumo. Es urgente la búsqueda de estrategias enfocadas en fomentar el desarrollo del turismo cultural, no simplemente como motor económico del país, sino también como protector de los valores , identidad y memoria de nuestra tierra desde una perspectiva que garantice el respeto y la conservación de los mismos a través de un mayor conocimiento entre los turistas, y de reciprocidades interculturales fructíferas que contribuyan a un desarrollo educativo integral.

Ver y agradecer el avance que han realizado las comunidades indígenas del Norte Grande por la preservación y cuidado del patrimonio. Celebrar a todos quienes han mantenido las fiestas tradicionales de esta época del año en búsqueda de preservar el patrimonio intangible. Pero también lamentar el atraso de varios años en la preservación, conservación, acceso y difusión del patrimonio en diversas zonas del país.

El centralismo a nivel patrimonial, aún en vacaciones, es una realidad cierta. Mientras la modificación de un monumento histórico desde el año 2010, como el letrero luminoso de Valdivieso en un edificio del Parque Bustamante es noticia casi instantánea, el incumplimiento de los plazos para mejorar el acceso a nuestro patrimonio en zonas lejos de la capital, no tiene mayor resonancia en los medios de comunicación.

Con todo, el inicio “oficial” de un nuevo año nos debe llevar a la reflexión de que las políticas públicas apunten hacia un reconocimiento del turismo cultural como una forma de acercamiento a nuestro patrimonio tangible e intangible, que sea accesible para todos los chilenos y chilenas, sin exclusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s